NUNCA SIN MI MOVIL

por | Ene 15, 2019 | 0 Comentarios

NUNCA SIN MI MÓVIL 

El otro día, al salir del cole de mis hijos fuimos al parque a aprovechar los cuatro rayos de sol que asomaban entre las nubes.

Estábamos allí unos 12 padres/madres. Los pequeños jugaban en la arena, se columpiaban, hacían el mono subiéndose a las cuerdas. En un momento dado levanté la vista del móvil. Ni uno solo de los adultos estaban (estábamos, me incluyo) jugando, hablando o mirando a los niños, todos mirábamos embobados la pantalla. Un enorme, gigantesco sentimiento de culpa me invadió: pero ¿por qué gasto el tiempo (escaso)que paso con mis hijos con los ojos pegados a una pantalla?

Sí, ya sé: No hay que ser tan dramática, son solo unos minutos, los niños están jugando, no se dan cuenta, aprovecho para trabajar y así adelanto para mañana…

No es mi intención demonizar la tecnología, de hecho creo que es muy beneficiosa para muchas cosas, pero también creo que es un enorme aspirador de tiempo y seamos sinceros, la mayor parte de los minutos que pasamos con él en la mano, estamos viendo cosas totalmente inútiles. 

¿Con qué cara le diremos a nuestr@s hij@s cuando tengan 15 años que no estén pegados todo el día al móvil? 

Parece ser que no soy la única que piensa esto, he leído varios artículos de pedagogos que tratan el tema (tecnoindiferencia, se llama) el que más me ha llamado la atención ha sido ESTE(https://elpais.com/elpais/2018/05/24/mamas_papas/1527154323_038822.amp.html) donde hablan sobre una profesora de EEUU que pregunto en su clase de 2ºprimaria, qué invento no querrían que existiese. El resultado es que la mayor parte de los alumnos dijo el móvil, incluso uno llegó a opinar “odio el móvil de mi madre porque siempre está con él”. Odio. Un niño de 7 años.

La solución pasa por organizarse y ponerse un horario tecnológico : hasta después de la cena, no se toca el móvil o cuando estemos todos juntos, el móvil al bolsillo. Parece fácil. Intentémoslo.

Follow Follow