COMO IR CON LOS NIÑOS DE EXCURSIÓN Y NO MORIR EN EL INTENTO. 8 TIPS

por | Nov 19, 2018 | 0 Comentarios

A todas las personas que amamos la naturaleza y las montañas nos ha pasado lo mismo en el momento en el que tenemos hijos: queremos que ellos se enamoren del campo tanto o más que nosotros. 

Así que un día se nos ilumina la bombilla (mirada llena de ilusión, sonrisa esperanzadora):”Hoy cogemos a los niños y nos vamos de excursión”. Y allá que vamos con toda la alegría. RESULTADO: Desastre absoluto. Desesperación.Lloros. No podemos andar ni 4 minutos seguidos.Querollomamácuandollegamos. Mequieroiracasa. Aminomegustaelcampo…

Hoy os queremos ayudar,como madres y como guías de Verdekete, con 8 consejos para Ir con niños de excursión y no morir en el intento:

  1. Planifica antes de salir. Busca en internet, pregunta, infórmate de sitios y rutas que sean de su nivel, que les pueda parecer atractiva y que os puedan gustar a todos. Lugares en los que exista una leyenda o que haya algo espectacular a lo que llegar (cascada, árbol centenario, castillo abandonado…) pueden ser una buena opción. Es importante que esté cerca y no sea una paliza en coche.
  2. Hazles participar. No decidáis el destino sólo los adultos. Ellos tienen que sentir que les tenéis en cuenta a la hora de decidir para sentir como “suyo” el plan. Una buena opción es darles a elegir entre 3 planes diferentes que previamente hayáis mirado.
  3. Paciencia. Paciencia y paciencia. Ya sabemos que cuando no teníamos los niños, nos subíamos al Pico “Tralarí” en una mañana o nos hacíamos una travesía de 20km en 3,30h, pero ahora NO. Hay que concienciarse de que seguramente no lleguemos a nuestra meta o no completemos la ruta y no pasa nada. Relax. Disfruta de cada momento. Si les presionamos, no lo pasarán bien y terminarán por odiar el campo (omg!)
  4. Conviértete en niñ@. Lo que a ti te interesa, seguramente a él/ella no. Intenta pensar como ellos: Uauuu un saltamontes, A ver quién me trae la piña más pequeña, en este hueco de árbol vive un gnomo…
  5. Lleva picoteo y agua suficiente. Andar por el monte da hambre y sed y si eres un niño que estás corriendo y saltando más. Si además es saludable, mejor que mejor. Mira AQUI nuestro articulo sobre comida saludable.
  6. Premia pequeños logros. Nos ponemos pequeños hitos en la excursión y cuando los consigamos, lo celebramos:cuando lleguemos a una pradera con vacas jugamos un rato a ser animales, si llegamos al arroyo, buscamos renacuajos… de esta manera les incentivamos a corto plazo.
  7. Lleva ropa y calzado de recambio. Mancharse y mojarse es normal si estás disfrutando, pero para evitar enfriamientos y resfriados no deseados, lo mejor es cambiarse una vez que hemos terminado y nos volvemos a casa.
  8. Celebradlo juntos. Hayamos llegado donde hayamos llegado, hayamos hecho mucho o poco, no hayamos alcanzado la meta o sí, lo importante es que ellos lo sientan como un logro, como un motivo de celebración. Basta con hacer un baile de la victoria o chocar la mano o llamar a los abuelos para contárselo.

Esperamos que estos consejitos os sirvan de algo y que no cambiéis una excursión por la naturaleza por una tarde en el Centro Comercial (por favor), aunque sea mucho más sencillo.

Follow Follow